sábado, 12 de abril de 2008

La Batalla de Verdún (21 de febrero de 1916 - 19 de diciembre de 1916) fue la más larga de la Primera Guerra Mundial, y la segunda más sangrienta tras la Batalla del Somme, encontrándose entre las peores y mas largas masacres bélicas de toda la historia de la humanidad. En ella se enfrentaron los ejércitos francés y alemán alrededor de la ciudad de Verdún, situada en el nordeste de Francia. Las bajas, entre ambos bandos, fueron de algo mas de 300.000 muertos o desaparecidos (algunos hablan del doble) y alrededor de 400.000 heridos.

El historiador Gerard Domange dijo: “Si en 1916 hubiera habido televisión se hubiera visto cada noche la muerte de mil hombres, y esto durante casi un año”.

Durante el combate se usaron armas tan mortíferas como los lanzallamas o las bombas de gas venenoso, y se dispararon unos 30 millones de balas de cañón sobre el campo de batalla. Un soldado francés escribió a su esposa: “Vivimos en medio de una inmensa fosa común. No me preguntes cómo, no me preguntes por qué…”. Y uno alemán escribió: “…bajo el fuego continuo de artillería la bravura deja de existir: solo nervios, nervios, nervios. Cuando alguien es expuesto a semejantes pruebas y tribulaciones deja de ser útil como atacante o defensor”.

Para ilustrar semejante carnicería, tan solo llega con ver dos imágenes de una de las plazas disputadas: el fuerte Douaumont.

Esta es una reconstrucción de como era el fuerte, que me traje de www.elgrancapitan.org
Fort Douaumont
Así está en la actualidad:

Este fuerte fue desmantelado y casi abandonado, como tantos otros, al comienzo de la guerra. El ejército francés no lo consideraba importante para la defensa del frente, y sus cañones fueron trasladados. A su cuidado quedaron solo 56 reservistas, que no supusieron ningún problema para el ejército alemán. La caída del fuerte Douaumont fue un desastre, y se estima que en la batalla por retomarlo perecieron cerca de 100.000 soldados franceses.
En la foto, una de las galerías del fuerte.

En este fuerte tuvo lugar uno de los episodios más misteriosos de la batalla. Una vez conquistado, los alemanes lo utilizaron como puesto de mando, enfermería y almacén de municiones. Los heridos se apiñaban en sus galerías, soportando el incesante bombardeo francés. Todos temían un contraataque, sobre todo de la temida División Africana, compuesta por soldados de Marruecos y que tenía fama de no hacer prisioneros. En esta situación tan tensa, se produce una explosión brutal, por causas todavía no aclaradas. Cientos de soldados alemanes mueren al instante, otros quedan atrapados y se asfixian con el humo que se extiende por los túneles e impide ver nada. El pánico se generaliza y son pocos los que pueden escapar. El total de muertos asciende a más de 700. Son tantos que se les entierra directamente en un depósito de munición vacío, que luego es sellado.
Esta es la capilla que hoy existe en la actualidad, de aquel depósito de munición donde 676 soldados están enterrados después de semejante carnicería.

Fotografía aérea del fuerte Douaumont tomada en 1915Fotografia aérea del fuerte Douaumont tomada en noviembre de 1916, un año después.

Ahh , y la info y estas dos últimas fotos, traídas de: INNER PENDEJO

No hay comentarios: